BASADO EN HECHOS REALES

CLXXXII | SI ERES SILVER (O NO) Y BUSCAS TRABAJO O CREES QUE VAS A TENER QUE BUSCARLO EN BREVE, CÓMO HACER PARA QUE TE ENCUENTREN?

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando

Director Creativo #ATREVIA

(sin creerme demasiado esto de la nueva normalidad)

 

Tiempo de lectura estimada: 3,5 minutos

Dicen que la mejor forma de salir del hoyo es dejar de cavar y después, trepar. Si eres un #silver y estás en proceso de búsqueda de empleo o crees que lo vas a estar, que sepas que siete de cada diez procesos de selección se realizan directamente por búsqueda en internet. Si tenemos en cuenta que el 50% de las personas mayores de 50 apenas tienen actividad en las redes sociales, todo cuadra un poco. En este post apunto claves para revertir esta situación y ayudar a favorecer la vuelta o mejora laboral del talento senior. O del no tan senior, que esto vale para todos. Veamos. Leamos.

Mucho se ha hablado de las dificultades de la generación de los SIlvers (llamados así porque supuestamente peinan canas) para conservar su puesto de trabajo, y la práctica imposibilidad para conseguir uno si se han tenido la desgracia de perderlo. Más allá de discusiones sobre injusticia, estulticia o impudicia, la realidad es que revertir este proceso además de por un cambio cultural (estamostrabajandoenello), pasa por una readaptación de los candidatos al nuevo mercado laboral que por supuesto, implica la autoconstrucción de un perfil social a la altura de valía que se le supone.

Recuerdo que antiguamente los periódicos dominicales traían un suplemento bastante nutrido con ofertas de empleo. Era el punto de encuentro tradicional entre oferta y demanda laboral y cualquier persona en situación de desempleo corría todos los domingos al kiosko para subrayar con rotu rojo las ofertas más interesantes y mandar el primero el currículum, por supuesto por correo. Cierto es que funcionaba el boca-oído, que había empresas de cazatalentos, que existían las oposiciones y que estaba el inem, pero digamos que este era el método habitual para encontrar trabajo. Y de repente surge internet y cambia las reglas de este y de muchos otros juegos. Y este histórico suplemento de la prensa dominical junto con las esquelas y la oración al espíritu santo, fueron mermando hasta su extinción. Las empresas de selección pasan de tener un papel pasivo a tomar la iniciativa en la búsqueda de candidatos y además de ahorrarse un pastizal en anuncios, todo es mucho más ágil y eficiente. De ahí la importancia de estar, y no de cualquier manera…

Está claro que los que nacimos con un pan debajo del brazo lo hemos tenido mucho más difícil que los que lo han hecho con un tablet en el sobaco, para adaptarnos a las nuevas tecnologías. Y aunque se siga ampliando la franja de edad de acceso a internet, preocupantemente por abajo y esperanzadoramente por arriba, todavía hay muchas personas nacidas en el baby boomer que consideran que eso de las redes sociales es un invento del demonio para volvernos tontos. Y aunque tengan razón, lo cierto es que para encontrar trabajo si no estás en redes sociales, sencillamente, no estás. Y por supuesto no vale estar de cualquier forma, además hay que estar bien. Te voy a dar tres consejos muy básicos pero que seguro te ayudarán a potenciar que los profesionales de la selección se fijen en ti…

silver trabajo
Foto Original:

Cartel película «El hoyo»

2019

Galder Gaztelu-Urrutia

TEN ACTIVIDAD EN REDES SOCIALES

Cuando digo actividad, digo actividad, y principalmente en Twitter y Linkedin. Me hace gracia porque muchas personas dicen que ya están porque aparecen con una foto hecha por su peor enemigo, y con una presentación profesional descompensada y desapasionada.

 

Y dicen tener actividad porque dan likes a troche y moche o comparten cosas que ni siquiera leen. Incluso los hay que se consideran avanzados porque ponen en su estado “en búsqueda activa de empleo” y se pasan el día mandando mails y mensajes mostrando al mundo su cabreo, y casi exigiendo una solución a su problema. Y mal, porque eso es justo todo lo que no hay que hacer.

 

Estar es mostrar un perfil completo, cuidado y profesional donde aportar experiencia, intereses, formación, inquietudes. Y como la mujer del César además de serlo, hay que parecerlo, con lo que participar es pedir que te acepten en grupos afines y participar en los debates, siempre manteniendo un buen talante. Y por supuesto más práctico que el despertar pena o sentido de la justicia proclamando que estás en paro, es marcar la opción de “mostrar a las empresas que estás disponible para ser contratado” y deja que la red actúe por ti…

RED DE CONTACTOS

Una de las principales fortalezas que da la edad es la calidad y cantidad de contactos generados durante la vida laboral, pero curiosamente con los años se van diluyendo y perdiendo hasta su práctica extinción. Y a pesar de la facilidad de recuperarla o ampliarla, un mal entendido concepto de privacidad nos condena al ostracismo.

 

Y mal, porque por mucho que avancemos tecnológicamente, la prescripción de una persona es mil veces más efectiva que la del algoritmo más avanzado, y eso es algo que siempre ha sido y siempre será. Además publicar en una red social sin seguidores es como predicar en el desierto, inútil y frustrante a la par. En Linkedin está lo que yo llamo la barrera Levi’s, y es pasar de los 501 contactos, cosa que es muy fácil cuando empiezas a invitar a gente con afinidad profesional con un mensaje cercano a los que por supuesto, les darás las gracias cuando te aceptan.

 

En cuanto empiezas a conseguir seguidores el crecimiento es exponencial, y cuanta más gente esté en tu red, más posibilidades tienes de que se fijen en ti…

HAZTE UN NOMBRE

Esto es lo más complicado porque implica tener un papel muy proactivo y diferenciador dentro y/o fuera de la red. Para hacerse un nombre hay que presentarse como una autoridad en una materia concreta, buscar un valor diferencial, y exponerte a las redes.

 

Podemos estar hablando de un podcast, un blog, escribir un libro, hacer webinars, escribir en medios, dar conferencias o simplemente escribir artículos con nombre y apellidos y dinamizarlos. Porque no, no se es generador de contenidos por curarlos más o menos y soltarlos con un comentario pretendiendo ir de influencer. No es una estrategia fácil ni difícil, pero si muy pico-pala pues lleva muchas horas durante muchas horas y los resultados se ven a medio-largo plazo. Pero una vez creado, te aseguro que te conviertes en un auténtico imán para las oportunidades…

silver trabajo

Esto es lo que hay y te aseguro que funciona, pues a mi me ha funcionado, aunque mi caso es completamente distinto y creo que en algún post anterior ya lo he contado. Yo no estaba ni de cerca en situación laboral desesperada pues vivía en una envidiable zona de confort en la que era más reconocido que conocido. Y como simplemente pensé que los 50 no era una edad para parar sino para avanzar, creé misterhello. Cuatro años después aquí estoy, fichado por “la nasa de la comunicación”, con una base de seguidores superior a los 10K, y feliz como una lombriz. Y desde aquí una vez más, mil gracias Sergio.

Ganar y mantener una red implica mucho tiempo y trabajo, pero como yo he acabado convirtiendo esto de la marca personal en una afición, sarna con gusto no pica. Mantenido mi red, a diario veo personas que como yo nos criamos en la errónea idea de que debíamos emular la vida de nuestros padres y no adaptarnos a la de nuestros hijos. Y dependiendo de la fase del duelo en que se encuentren, piden, reclaman, suplican o exigen un nuevo puesto profesional acorde a su realidad personal. Y bien, respondo educadamente porque creo que el silencio en esos momentos es terrible, pero sin ser técnico de selección ni headhunter, sospecho que la mayoría de esas comunicaciones consiguen el efecto contrario al esperado. Porque cuando profundizo un poco en su perfil veo poco, y lo poco que veo, no me llama demasiado la atención. Y en este mundo, que no es como lo veían nuestros padres sino como la ven nuestros hijos, hay que atacar y destacar y no pensar qué puedo hacer la red por mí sino más bien, qué puedo hacer yo por mi red. Y el resto, ya vendrá…

Ahora que vienen el verano, y como decía en el post anterior va a ser uno de los más extraños de nuestra vida, igual es un buen momento mientras esperas en las cola de la playa, para pensar si en vez de seguir cavando debes parar y empezar a trepar. Porque eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor es falso, ya que nunca hemos tenido tantas oportunidades como ahora para aprender, reinventarnos, expresarnos, relacionarnos y crecer. No es sencillo ni rápido, pero de verdad que es efectivo. Además reinventarse es divertido, conoces gente y la gente te conoce, aprendes y puedes incluso desaprender. Porque no debemos permitir que la edad sea un excusa, ni para los que son demasiado jóvenes ni para los que no somos demasiado mayores. Este post daría para un libro, pero lo dejo aquí porque no quiero sobrepasar el tiempo de lectura óptima que me he marcado. Solo quédate con la idea de que esperar es desesperar, y que ha llegado el momento de actuar. Pero vamos, que solo es un consejo…

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres que te avise cuando saque un nuevo post?

Introduce tu email y serás el primero en enterarte de mis novedades!

¡Gracias! Te llegará un email para confirmar tu suscripción

Pin It on Pinterest