SOBRE COMUNICACIÓN INTERNA

CV | QUÉ DEMONIOS ES ESO DE LA CULTURA CORPORATIVA Y PARA QUÉ DIABLOS SIRVE

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando Llorens

Director Creativo Ejecutivo Aleggria Comunicación

La cultura corporativa es como las meigas, aunque no lo creas, no lo veas o no lo digas, haberla haila. Y es que cultura es todo el conjunto de normas, valores, costumbres, modelos, símbolos, hábitos y creencias que rigen el día a día de una compañía. No darle vida haciendo que todas las personas de la organización la vivan es un error tan común como peligroso. Veamos por qué…

 

Si tienes un iphone habrás ido alguna vez a una tienda apple y descubierto que tanto los dependientes como el trato que recibes de ellos está en el punto opuesto de la experiencia en una tienda de Armani. Lo mismo pasa si tienes una duda de un producto en un DIA o en Leroy Merlin, si quieres reclamar en Media Markt o en Amazon, o si deseas que te informen de la ubicación exacta de un producto en un chino o en Mercadona.

Lo que hay detrás no es magia, se llama Cultura Corporativa, e impregna todo lo que se hace, cómo se hace y por qué se hace. En los tiempos que corren donde el valor diferencial de los productos es escasa, elementos perceptivos intangibles como un buen trato al cliente, un buen conocimiento del producto o servicio por parte del personal, o una facilidad en la resolución de incidencias es una clave del éxito presente y sobre todo, futuro. Veamos lo que es cada uno de sus componentes.

La misión es la razón de ser de la empresa, el motivo por el que existe y su principio último. Es algo muy elevado que nos define y diferencia, y que debería ser inamovible aunque se modulara en el tiempo. Por ejemplo la misión de Nike es “Traer la inspiración y la innovación a cada atleta del planeta”

La visión define las aspiraciones presentes y presenta metas futuras. También es aspiracional pero marca el rumbo a seguir. Es algo que debe evolucionar con el tiempo alineándose con el plan estratégico. Por ejemplo la visión de Apple es “Ser considerado como una opción viable que ofrezca soluciones y servicios basados en la innovación, tecnología avanzada, servicio y calidad que supere sus expectativas, además de la creatividad para crear nuevos productos, distinguiéndose de la competencia de manera que su valor añadido sea único”

Los valores nos recuerdan que las metas no se consiguen a cualquier precio. Definen los principios éticos de las compañías y son los motores rectores de cada comportamiento. Los valores deberían ser inamovibles pues son el ADN de la compañía, aunque se deberían revisar en función de las fluctuaciones y cambios del mercado. Por ejemplo, los valores de BMW son “Orientación al cliente, Flexibilidad, soluciones, Estilo, Superación de las expectativas creadas, y alegría”

Los comportamientos o conductas, son la tangibilización de toda la cultura corporativa en pautas concretas aplicables en el día a día. Es la forma más didáctica de trasladar a todos los estamentos de la organización la esencia de la cultura corporativa, para que de forma natural todos actúen en consonancia.

cultura corporativa

Foto Original:

Cartel película “Tener y no tener”

1944

Franz Waxman

Todo esto no es nada nuevo. Desde hace años se viene repitiendo en los foros más prestigiosos de Recursos Humanos de todo el mundo, y todos con mayor o menor grado de entusiasmo o acierto, se han lanzado a la tarea de buscar su misión y visión, definir sus valores y a partir de ahí, los más osados, generan sus comportamientos. Para ello, están los que lo hacen todo internamente y lo suben a su web donde permanece inalterable en el tiempo. Y lo más común, los que se ponen en manos de sesudas consultoras que a cambio de un precio razonable, les crean un voluminoso informe en el que marcan y enmarcan el presente teórico de la compañía y la práctica para llegar al futuro, aunque en muchas ocasiones también forman parte del paisaje.

La cultura corporativa es algo vivo que ha de vivirse por todos, ya que son las personas las que deben darle vida. Por eso una vez definidos o revisados no basta con contarlo en un bonito gráfico con muchas flechas y dianas, sino que hay que invertir ingenio, esfuerzo y tiempo en hacer que además de conocerlo, se entienda, se asimile y forme parte de forma natural en el día a día de todas y cada una de las personas. Además hay que incorporar sus constantes vitales a la forma de trabajar, a la de contratar, a la de hablar con los clientes, a la de definir los beneficios sociales, a las políticas de RSC, a los procesos internos. Y hacerles seguimiento para que siempre vaya a la par del plan estratégico de la empresa…

Para concluir, tener valores corporativos no es un estado, es una tarea. Poner todo el ímpetu en su definición y creación y obviar la fase de comunicación es como decía mi abuela, que era muy fina, como tener tos y rascarse la barriga. Si no se dinamiza, no se comunica, no se comparte, no se evoluciona, todo el esfuerzo se borrará como lágrimas en la lluvia…

 

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?