SOBRE COMUNICACIÓN INTERNA

CXXXII | EL PROPÓSITO DE COMPAÑÍA SIN COMUNICACIÓN INTERNA, NO ES NADA..

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando Llorens

Director Creativo Ejecutivo Aleggria Comunicación

(TIEMPO DE LECTURA APROXIMADA: 3,5 mins.)

Hoy en día no se habla de otra cosa. Los propósitos parece que van a ser el nuevo foco en el que centrar todos los esfuerzos corporativos para ya no destacar, sino tan solo sobrevivir. Y por definición es algo que surge de dentro hacia fuera. No contar con una campaña de comunicación interna para hacer partícipes a las personas de este nuevo compromiso es un error que se puede pagar caro, o muy caro. Veamos. Leamos…

 

Decía Groucho Marx “Estos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros”. Y eso es más o menos lo que ha pasado con las compañías. La propia naturaleza temporal de los marcos culturales les obligan a evolucionar, revisar y adaptar su visión, misión y valores a cada nuevo tiempo, hasta convertirse en una partida más del presupuesto anual de la compañía. Y cada año se entra en la rueda de la fortuna. Y como lo normal es que la fase de consultoría consuma el grueso del montante económico asignado al proyecto, la campaña de comunicación se reduce a unas nubes de tags vinilizados en las paredes con la esperanza de que las personas se den por enteradas y los asuman de forma espontánea. Lo que viene siendo cubrir el expediente, vamos.

Y tras varios expediente cubiertos, alguien haciendo gala del menos común de los sentidos y preocupado por el incremento presupuestario en vinilos en los últimos años, decide hacer una encuesta de cultura para comprobar si todo eso de revisarse y revisitarse compulsivamente cumple alguna función más allá de la meramente ornamental. Y es  entonces cuando descubren que no solo nadie sabe qué es, sino que ni siquiera entiende de qué le están hablando. Y si dentro no se sabe, fuera ni te cuento…

Y de nuevo convocan a la sesuda consultora de turno ubicada en una galaxia muy muy lejana que haciendo gala de su basto conocimiento del mundo de los recursos humanos, determina sin posibilidad de duda que con tanto cambio, su cultura corporativa ha acabado formando parte del paisaje, de forma literal. Y cual médico castrense dictamina que el remedio milagroso para que nadie ponga en duda que hay algo más allá de su interés por los beneficios económicos, es dar con un propósito de compañía. Y a través de un vistoso poguerpoint les explican que es un concepto que les debe trascender más allá de su sector de actividad, de su marca, de su historia o de sus fundadores. Y ahí dejan algo que con una simple consulta a Google, no hubiera llevado ni tanto tiempo, ni tantos recursos, ni tanto dinero

valores corporativos

Foto Original:

Cartel película “A propósito de Henry”

1991

Mike Nichols

Y cuando se van, es cuando viene la pregunta. Pero, qué es eso del propósito? Pues muy fácil, una vez más mi abuela tiene la respuesta. Ella no me legó tierras ni mansiones ni joyas, en su testamento solo había consejos. Y uno de ellos era “busca el propósito de tu vida, y constrúyela en torno a él”. Yo decidí que mi propósito de vida era morir sin deudas. Ni económicas, ni afectivas, ni intelectuales, ni vivenciales. Y en torno a ello, he construido todo mi ser.

Pues algo así es lo que buscan las empresas. Han de dar con su leitmotiv, un concepto más emocional que racional, de carácter permanente, que expresa de forma meridiana su razón de ser. Por decirlo de una forma más directa, es la hoja de ruta que permite saber si cualquier decisión es acertada o simplemente, es lo más sencillo o rentable, y con capacidad para generar empatía en los distintos grupos de interés (clientes, proveedores, empleados, accionistas, sociedad…)

Así, un propósito claro y certero hace que una compañía pueda cambiar su misión, visión y valores sin peligro a perder su esencia. También ayuda a que una marca sobreviva a su fundador (veremos si funciona en el caso de Apple). Y por supuesto, es un elemento de atracción y retención de talento importante, ya que las personas hoy en día buscan relaciones laborales que vayan más allá de su actividad profesional, y que les hagan sentir que forman parte de un proyecto que trascienda a su ser, y que contribuyan directa o indirectamente a construir “un mundo mejor”.

Pero tal y como mencionamos a la apertura de este post, al tratarse de una abstracción, el mayor peligro que tiene es que una vez más vuelva a forma parte del paisaje, y vuelta a empezar. Por eso lo suyo es que se piense en una campaña de comunicación interna que primero justifique e informe del nuevo propósito, que presente los valores asociados a él y porqué no, que invite a las personas a desarrollar y compartir los comportamientos asociados a cada valor que lo hagan posible. Esto, como mínimo…

valores corporativos

Pero, qué pasa si no doy con el propósito adecuado o me veo obligado a cambiarlo?. El otro día investigando sobre “Alphabet” descubrí que su origen viene de una reflexión sobre el propósito de compañía de Google. En 2015 cayó en la cuenta de que su radio de acción estaba sobrepasando su propósito original de “Organizar la información del mundo y hacerla accesible a todos”. Como no podían/debían cambiarlo, decidieron crear una nueva organización que diera cabida a los nuevos horizontes que estaba abordando la compañía. En la actualidad Alphabet cuenta con más de 26 empresas subsidiarias, de las que Google solo es una de ellas, Pues eso, si no puedes con tu enemigo, cámbiate con él…

Para terminar, he recopilado los propósitos de algunas de las grandes compañías para desenterrar este post en unos años y ver si realmente todos han sido fieles a él. Aquí los dejo, todos en infinitivo…

  • 3M. “Resolver problemas sin solución, de forma innovadora”
  • HP. “Contribuir con tecnología al progreso y el bienestar de la humanidad”
  • Facebook. “Dar a las personas el poder de compartir y hacer el mundo más abierto y conectado”
  • ING. “Dar a la gente el poder de mantenerse un paso por delante en la vida y los negocios”
  • Kellogg’s. “Alimentar a las familias para que puedan prosperar y florecer”
  • Nike. “Llevar inspiración e innovación a cada atleta en el mundo. Si tienes un cuerpo, eres un atleta”
  • Samsung. “Dedicar nuestro talento y tecnología a crear productos y servicios que contribuyan a una mejor sociedad”
  • Sony. “Sentir la alegría de promover y aplicar la tecnología para el beneficio público”
  • Starbucks. “Inspirar y nutrir el espíritu humano: una persona, una taza y una comunidad a la vez”
  • Wal-Mart. “Dar la oportunidad a la gente normal de comprar las mismas cosas que la gente rica”
  • Walt Disney. “Sencillamente, hacer feliz a las personas”
  • MisterHell. No ser mago. “Ser magia”

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies