SOBRE COMUNICACIÓN INTERNA

LXVIII | MENOS SAMBA Y MÁS COMUNICAR…

Omar Leonard

Mánager GGCC y Marketing en Fast Lane Institute for Knowledge Transfer

Cuando el mensaje te hace fijar la vista en la pantalla. O paras ante un cartel al ir a comer. Y lo hablas durante la comida con tus compañeros, es que un Director de Comunicación Interna ha hecho bien su trabajo…

Algunos se preguntan cuál es el rol del Responsable de Comunicación Interna. Muchos dan por hecho que sus funciones son tan ejecutivas como gestionar avisos de cursos, comunicar eventos, premios o menciones, ser una extensión de las necesidades de Recursos Humanos y por supuesto, contribuir a generar spam interno. Y cada vez más algunos otros ven su figura como la de la persona que vela por la calidad institucional de la marca, por la motivación e integridad del equipo, y por la alineación de intereses entre compañía y personas.

¿Qué significa esto? ¿Debe reflexionar entonces el DIRCOMIN sobre si su verdadero papel es ejecutivo o institucional?. La respuesta es ¡sí…!

Bajo las directrices de la dirección, la gestión de la Comunicación Interna debe ser efectiva, eficaz e interactiva. De nada sirve una acción interna si nadie la entiende, respalda o sigue, y acaba formando parte del paisaje. La comunicación interna es el alma de toda organización, y quien lidera el área debe asegurarse que todos los mensajes y la forma de comunicarlos son los adecuados.

dircomin

Foto Original:

Cartel película “El hombre que susurraba a los caballos”

1998

Robert Reford

Mi opinión es que este es el rol que debe asumir el Departamento de Comunicación Interna de una compañía es el siguiente:

  • Informar y capacitar a las personas sobre qué valores transmite la marca. No hay nada más vergonzoso que empleados de una misma empresa tengan conceptos diferentes de la misión de su compañía.
  • Contar con un plan de comunicación interna claro, conciso y eficaz con acciones a corto y medio plazo periodificadas y segmentadas y por supuesto, planificadas y con seguimiento.
  • Desarrollar un iniciativas institucionales donde la marca sea la verdadera protagonista. Tanto en una plantilla de 5 como de 5.000 personas, todos deben compartir principios y fines para avanzar juntos. La motivación a la plantilla comienza a dar sus frutos cuando el empleado se siente identificado y valorado en su lugar de trabajo.
  • Fidelizar al público interno. Un buen comunicador, sobre todo de Comunicación Interna, es un comercial nato. Su producto son personas. Asimilando el valor y los valores de la marca, debe transmitir pasión, entusiasmo y vitalidad para que las personas que forman de la organización se sientan parte importante de la misma y den lo mejor de sí mismos.
  • Conocer a su público y adelantarse a sus necesidades. Quién ejerce el rol de gestionar la Comunicación Interna debe conocer a su público, satisfacer sus necesidades, establecer diálogos vivos, activos y constantes, crear vínculos más allá de lo profesional, y alinear necesidades y preferencias para que tanto personas como compañía, cumplan sus objetvivos.

Por supuesto la clave del éxito es establecer una conexión comunicativa entre las diferentes áreas de interés de la compañía: Comunicación externa, RRHH, Marketing.. para que tanto los mensajes que se comunican como la forma en que se realiza sea coherente, eficaz y duradero. Porque su objetivo últimos es que las personas de la organización sean y estén motivados y felices.

Gracias Omar por tu post. Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?