BASADO EN HECHOS REALES

LXXXVII | CÓMO SE TRABAJA EN AMAZÓN? OTRA HISTORIA ENTRE EL CIELO Y EL INFIERNO?

José Manuel Hernando

Director Creativo Ejecutivo Aleggría Comunicación

Como usuarios de Amazon nos regodeamos de lo cómodo y rápido que es, de lo bien que funciona, de lo bien que te tratan, pero todo esto no parece ser gratuito. Tras este gigante de reminiscencias selváticas se esconde un sistema de trabajo y unas condiciones laborales para el cliente interno que no parece coincidir con el exquisito trato que dispensa al cliente externo. O será que para bien o para mal los tiempos están cambiando y ellos son de los primeros que se han dado cuenta?

El otro día un familiar muy cercano me contó que había tenido una de las experiencias laborales más duras y desagradables de su vida; una entrevista de trabajo en Amazón. Él que es un conocido y reconocido profesional del sector de las telecomunicaciones fue contactado por la compañía a través de una red social para ofrecerle un puesto de responsabilidad. Supongo que una propuesta laboral de una empresa como Amazon está al nivel de subidón de adrenalina al de una insinuación carnal del hombre o mujer de tus sueños, y con ese espíritu acudió a la cita. Según me contó, a la quinta o sexta hora de exámenes, entrevistas, test, esperas, competiciones y ejercicios promovidos por una sucesión de polis buenos, polis malos y polis peores, lo único que deseaba era salir de allí y que por favor, no le cogieran. “Y por suerte así fue” concluyó…

¿Qué pasa dentro de ese modelo perfecto de negocio? ¿Es real ese paradigma de que para que alguien gane siempre muchos tienen que perder? ¿Es un nuevo modelo laboral causa y efecto del ultra liberalismo más feroz? ¿O igual es que la sociedad laboral es muy blanda y no estamos preparados para algo así?

Como yo no entiendo, entiendo que esto es más complicado de lo que parece. Por definición, el empresario busca maximizar el beneficio, y para ello además de otras medidas como minimizar los costes, busca captar al talento más útil. Por su parte las personas ofrecen sus conocimientos, recursos y experiencia a cambio de una remuneración acorde a su valía y entrega, y buscan empresas que así lo hagan. La selección natural funciona también aquí; los mejores buscan a los mejores. Y viceversa…

amazon ante el trabajo

Foto Original:

Cartel película “Armas de mujer”

1989

Joe Dante, John Landis, Carl Gottlieb, Peter Horton, Robert K. Weiss

Según el listado “Top Atractions” de Linkedin, Amazon ocupa el quinto puesto como destino laboral soñado en el mundo. Este ranking está claro que es por el gran poder de atracción de la marca que comparte otras compañías como Google, Apple o Facebook. Sin embargo cuando lo contrastamos con la realidad, es decir, el ranking con las mejores empresas para trabajar desde el punto de vista de los que trabajan allí, Amazón no sale en ninguno ni entre las 100 primeras…

A priori la oferta de Amazon no parece mala. El sueldo de las personas que trabajan en la organización se compone de tres elementos; un bonus de bienvenida durante los dos primeros años, un fijo y un variable en formato acciones, que se crecen o decrecen en base a los resultados al final del año. Además según cuenta su página de recruiting, disponen de planes médicos, plan de ahorro, seguro de vida y accidentes, programa de asistencia de personas a su cargo y mascotas, seis días de asuntos propios. Incluso cuentan con un bono de salud que cobran únicamente si “todo el grupo de trabajo” no se pone malo…

Hasta aquí todo perfecto, parece justo y equitativo, pero algo falla. Hace poco se publicó que durante el black Friday, el dueño de Amazón llegó a ser el hombre más rico del mundo, la misma persona que dirige la empresa que hace un par de años se vio salpicada por el escándalo de maltratato laboral a sus empleados en un polémico artículo en el New York Time, en el que se tildaban sus prácticas laborales de nazis, y que ya nadie recuerda o a nadie le importa.

Más reciente es el artículo de “El Confidencial” hablando sobre las condiciones laborales de los trabajadores en nuestro país, aunque por lo que he visto, solo contempla uno de los puntos de vista. Lo que está claro es que Amazon puede ser un buen ejemplo de lo que nos depara el futuro laboral en un futuro muy cercano.

En el mundo hablamos de 341.000 empleados pero en nuestro país según Cuenta “El Español” está compuesta por una plantilla de unas 1.200 personas (datos 2017) de la que dos de cada tres trabajadores son hombres, y a pesar de multiplicar varias veces su facturación, han reducido el coste por trabajador en un 25% en los últimos cuatro años. Eso es debido al aumento de contratación de personal no cualificado para dar servicio a los servicios de logística y distribución, pero aun así, no deja de ser llamativo. Con respecto a la igualdad, según ellos declaran el 50% de los directivos son mujeres, aunque un documento del 2014 habla de que solo 18 de los 120 managers lo son…

Todo indica que efectivamente, por mucho potencial y esfuerzo que hacen para atraer talento útil, lo de retenerlo no es su fuerte. Insisto que no debe ser fácil con un negocio tan fluctuante como el suyo que les obliga a un ritmo de turnos demencial, y a contar con entre un 25% o un 60% de plantilla temporal en función del momento de año. Por lo que veo, se les identifica por color en función de si son temporales (verde) o fijos (azul). A partir de aquí igual que en el judo, empieza el arco iris ganado por méritos propios, amarillo, rojo y morado, reservado para los que llevan más de 15 años en la empresa. Teniendo en cuenta que la empresa se fundó en el 94, deben de haber dos…

La austeridad pareces ser la tónica dominante en toda la compañía como demuestra el que no viajen en business aunque sean altos directivos, y que salvo que sean técnicos, no pueden tener un mac. Esta austeridad trasladada al personal mayoritario de la compañía (mozos de almacén, operadores, manipuladores…) provoca comentarios y valoraciones muy negativas en internet que tildan a la compañía de trato inhumano y despótico, aunque la valoración global no parece ser tan mala como demuestra esta valoración de mozos de almacén publicada en indeed…

A qué conclusión nos lleva todo esto. Amazon no ha inventado un nuevo modelo de relación laboral, solo se ha sumado al carro de empresas como Inditex, Mercadona o Google que ya lo practican hace años. En su caso necesita disponer de personal de más baja cualificación a los que es complicado trasladar conceptos como fidelidad a la marca u orgullo de pertenencia para fomentar la percepción positiva hacia la marca, ya que las peculiaridades de su puesto no permiten grandes remuneraciones ni condiciones laborales muy beneficiosas. Al ser un grueso de plantilla, el ruido es mayor.

Amazon al igual que otras empresas, defiende que el sueldo no lo es todo, y apuesta por un modelo de trabajo basado en el esfuerzo colectivo y en la remuneración equitativa. Los crecimientos tan brutales que ha tenido la compañía en los últimos años supongo les habrá obligado a automatizar los procesos selectivos y de gestión de personal, lo que deshumaniza algo tan necesario como es el trato personal. El que a menor cualificación profesional menor retribución y beneficio es algo que no es exclusivo de Amazon, por lo que es fácil tener un nicho de plantilla en eterno descontento si no se plantean estrategias de fidelización no vinculadas al sueldo (plan de carrera, conciliación, beneficios sociales…)

Lo que está claro es que Amazon no deja de estar en el punto de mira de algo que ya practican muchas empresas que ni se conoce, ni se critica. Creo que el mercado, los consumidores y los hábitos de consumo están cambiando a marchas forzadas, y las empresas han de cambiar con ellos. Solo las que se adapten sobrevivirán. Para una empresa como Amazon es más fácil pues surge de la nada y puede marcar desde cero las reglas del juego. La misma sociedad que exige y se aprovecha de estos cambios culturales, no entiende que para que así sean ha de cambiar el mercado laboral.

Habrá que dar más tiempo para ver cómo actúa Amazon con sus trabajadores una vez tenga la plantilla más consolidada en cuanto a políticas de beneficios sociales y retención del talento, pero me da la impresión de que todavía le queda mucho por dar que hablar. Así son las cosas y así las hemos contado. Por si no lo has entendido, con Amazón tenéis presente vuestro futuro. Bienvenidos al presente…

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?