BASADO EN HECHOS REALES

XL | EL TECHO DE CRISTAL. UNA HISTORIA ACTUAL DE DESIGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES…

José Manuel Hernando

Director Creativo Ejecutivo Aleggría Comunicación

Está más que demostrado que con matices, hombres y mujeres tenemos actitudes y aptitudes muy similares ante el trabajo. Sin embargo tanto el nivel salarial como la posibilidad de desarrollo no son los mismos. Eso sin hablar de la dificulta de ser madre, mujer y profesional activa. Su techo es de cristal; lo pueden ver, pero no traspasar. Nos queda mucho por andar, mucho por hacer, mucho por aprender

El próximo 22 de febrero es el Día por la Igualdad Salarial entre hombres y mujeres. Resulta extraño que en pleno siglo XXI debamos tener un día así para recordar o informar a todos que esto, es una realidad. Pero la desigualdad laboral no es solo salarial, también es desigual la posibilidad de la mujer en alcanzar puestos de responsabilidad, conseguir un trabajo o mantenerlo siendo madre.

Realmente la incorporación de la mujer al mundo laboral es un fenómeno bastante nuevo en España. El verdadero inicio a nivel masivo se produce en la década de los 80. La muerte de Franco motivó entre otras cosas que los padres con hijos nacidos en los 60 decidieron que sus retoños y retoñas iban a tener las oportunidades que a ellos les habían negado. Y les mandaron en masa a la universidad.

Por primera vez en la historia, las mujeres continúan sus estudios más allá de los obligatoriamente reglamentados. En los años 70 tan solo un 3% de las mujeres cursaba estudios universitarios, y en 81 ya hablamos de que un 44% de los estudiantes eran mujeres. Hoy hablamos de un 54%…

igualdad hombres y mujeres

Foto Original:

Cartel película «Los hombres que no amaban a las mujeres»

2009

Niels Arden Oplev

Esto evidentemente supuso un importante cambio cultural en nuestra sociedad. La mujer que en la mayoría de las ocasiones era educada para casarse joven, tener hijos joven y dedicarse a su casa y su marido desde joven, modifica desde los 80 radicalmente su perspectiva de vida y prioridades, y busca una vida distinta a la de sus padres en la que ellas son las dueñas. En 1978 tan solo un 28% de las mujeres trabajaban fuera de casa. A finales de los 80 era casi del 43%. Hoy en día estamos casi igualados…

El hombre no tenía muy claro que estaba pasando. La mayoría de los de aquella generación nos educamos en un hogar donde la madre y por extensión las hijas, eran cocineras, limpiadoras, recogedoras, reponedoras, reorganizadoras y requetetodas. El mercado laboral, y me refiero a los hombres directivos de aquellos tiempos, tampoco estaban preparados para ello. Las desigualdades en aquel entonces eran muy acentuadas, pero hasta hoy se han mantenido como demuestra el hecho de que en la actualidad la mujer cobra 19,3% menos del salario que un hombre…

Pero hay un problema más grave que la desigualdad salarial, y es lo que suele ocurrir cuando pasan de mujeres a madres. En los años 60 la media de edad de la mujer para tener un hijo era de 24 años. En los 70 de 28,5. Y en el 2013, de 33. Y subiendo. Además hemos pasado de una media de 3 hijos por familia en los 70 al 1,3 actual…

Y seguimos viviendo en una sociedad machista. Da igual lo que se piense, se suponga o se diga. Es la realidad. El hogar y la familia siguen siendo responsabilidad de la mujer. Menos de un 2% de los españoles hombres se cogen el permiso por maternidad. Eso explica que el 100% de los hombres al regresar recuperan su anterior horario y jornada a tiempo, frente a un 55% de mujeres que lo logran…

«La Igualdad no es una opción. Es uno de los Derechos Humanos y debemos exigir más medios para alcanzarla, y más medidas contra quienes lo impiden …/… Si no se ha alcanzado aún es porque no se quiere conseguir, así de claro…”
(Miguel Lorente. Artículo publicado en el Huffigton Post)

Y si hablamos de desarrollo profesional, en España las mujeres suponen tan solo un 19,83% de la presencia en los consejos de administración de las compañías del IBEX, y eso a pesar de todas las políticas de discriminación positiva…

No sé, yo no tengo la respuesta. Mi experiencia personal es que laboralmente las mujeres son tan válidas o más que los hombres. Y que el hecho de ser madres no merma esa capacidad. Incluso a veces lo potencia. Una debida motivación, cuidado y atención propicia esa teoría. Pero hay que cambiar mucho la cultura social y empresarial. Porque hoy en día sigue estando mal visto que un hombre disfrute de una baja por maternidad. O que pida permiso para llevar al médico a su hijo. O que se coja una tarde para hablar con su profesora.

Bueno. Igual esto de convivir laboralmente juntos es un fenómeno demasiado nuevo. Igual hay que esperar a ver qué hacen las siguientes generaciones. Y  mientras tanto seguir peleando. O igual como dice mi amigo Ángel, esto es así porque sí. No lo sé, pero creo que la igualdad es más que algo que hay que decir, es algo que hay que hacer…

Y hasta aquí el post de hoy. En otro post hablaremos de un estudio muy interesante que he encontrado por ahí sobre en qué aspectos laborales somos mejores y peores ambos sexos. Si tienes algo que aportar al respecto comentar, deja tu comentario más abajo, o mándame un mail y lo vemos.

Hola. Soy Mister Hello y estamos hablando de Comunicación Interna. ¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres que te avise cuando saque un nuevo post?

Introduce tu email y serás el primero en enterarte de mis novedades!

¡Gracias! Te llegará un email para confirmar tu suscripción

Pin It on Pinterest