HABLANDO CON…

XXXVI | CÓMO REDUCIR EL IMPACTO DEL ABSENTISMO LABORAL

JAVIER GISBERT
Javier Gisbert Castelló

Experto en RR.HH 2.0 y Comunicación

Leía en diciembre un artículo de El Mundo (ver artículo >) que mostraba cómo el absentismo laboral se había incrementado un 15% en el 2016, alcanzando una cifra de más de 72 millones de euros de coste. Pedí opinión a un experto en RRHH como Javier Gisbert sobre cómo reducirlo, y esto es lo que me contestó…

Nos basta una visita a wikipedia para conocer el significado del término absentismo, las distintas tipologías que puede presentar así como el impacto que genera por sus costes asociados (ver Wikipedia >). Podemos encontrar en internet infinidad de artículos de opinión, entradas de blog y comentarios relativos a la incidencia del absentismo y la necesidad de medirlo, controlarlo y combatirlo.

Aunque en la mayoría de los casos depende de circunstancias relacionadas con la situación personal o el estado de salud del colaborador en cuestión, hay una parte del absentismo íntimamente relacionado con la empresa y el ambiente de trabajo que se le ofrece al trabajador.

Absentismo laboral

Foto Original:

Cartel película “Inteligencia Artificial”

2001

Steven Spielberg

Es en esta parte del absentismo en la que se tiene que centrar el profesional de recursos humanos, y donde se puede actuar para mejorar los ratios y mitigar la incidencia en la actividad normal de la compañía. Políticas de mejora del clima laboral, que fomenten la participación de la plantilla en la toma de decisiones y permitan que las personas se involucren y se sientan parte de un equipo cohesionado.

Es fácil desprenderse de algo que no sentimos como propio, de ahí que un colaborador sin motivación, con escaso o nulo sentido de pertenencia y que trabaja en un entorno laboral poco atractivo encuentre excusas para no acudir a su puesto con mucha facilidad.

Terminaremos así con el conocido como “absentismo presencial”, ya que los colaboradores poco alineados con la política y filosofía de la compañía cumplen sus horarios y no despiertan sospecha sobre el papel, pero afrontan su día a día como un suplicio, afectando gravemente al rendimiento de su equipo de trabajo.

“Si hay que ir, se va , pero ir pa ná, es tontería”

José Mota | Humorista, Camorrista y Cuentista

Si se trabaja en mejorar las condiciones laborales de la plantilla y el ambiente de trabajo, estaremos poniendo remedio a un problema endémico de nuestras empresas. En esta línea, apostar por una comunicación interna fluida y genuina, disponiendo las herramientas adecuadas e involucrando a los colaboradores, generamos espacios de crecimiento para las personas de la organización que frenarán el absentismo que no esté relacionado con causas de externas a la compañía (relacionadas con la salud y contingencias de fuerza mayor de índole familiar). Cambiar esto no es una cuestión de poder, sino de querer…

Yo no puedo estar más de acuerdo con Javier. Por supuesto no estamos hablando de las bajas justificadas por problemas personales o de salud, sino de un estado anímico que hace que si se está un poquito flojo, se queden en casa.

Hola. En Mister Hello estamos hablando de Comunicación Interna. ¿Hablamos?