PENSANDO PENSANDO…

CXLIV | PARALELISMOS ENTRE LAS HISTORIAS DE AMOR PERSONALES Y LABORALES…

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando Llorens

Director Creativo

(TIEMPO DE LECTURA APROXIMADA: 3,0 mins.)

Hace unos meses hablaba en un post de las fases del duelo laboral, basándome en el modelo de la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross. En este post y a modo de precuela, presento las fases de una relación laboral a partir del paralelismo con las etapas del enamoramiento, con una interesante reflexión y un útil consejo final. Veamos. Leamos…

 

Creemos que la forma de captar y retener talento es algo tan racional como el dinero o la estabilidad laboral, y sí, pero no. También hay mucho de emocional y por eso, es tan difícil de crear. Una relación laboral tiene muchos puntos en común con la relación emocional que se establece entre dos personas, y la “promesa” sobre la que se sustenta para “captarla y retenerla” tiene fases y estrategias similares. Compruébalo…

Entrar al mercado laboral es un poco como salir a buscar pareja; te pones tus mejores galas, luces tu mejor sonrisa y sacas la mejor versión de ti mismo para llamar la atención por encima del resto de candidatos. Los puntos de encuentro que antes eran únicamente, ahora son sobre todo online, pero pasada la primera criba, el contacto físico para conocerse es inevitable. Allí, el ser más guapo o simpático, más macizo o ecologista, tener más dinero o apellido, lucir más tatuajes o madurez son factores determinantes a la hora de llamar la atención e iniciar un acercamiento que desemboque en relación…

Todo depende de lo que se busque, y aunque a todos nos gustaría ser pareja de Brad Pitt o Scarlett Johansson (es una forma de hablar) o CEO de Google o Vicepresidente del Santander (otra forma de hablar), las variables y cruces de gustos e intereses son tantas que al final, todos pueden acabar encontrando su media naranja personal o laboral.

MISTERHELLO

Foto Original:

Cartel película «Paris, je t’aime»

2006

Varios directores

Durante esta primera fase de acercamiento y conocimiento somos pura química; nuestro cerebro genera dopamina, oxitocina, serotonina, testosterona, estrógeno y feniletilamina, una anfetamina natural que recibe el nombre de “molécula del amor” ya que produce un estado de euforia natural similar al de la anfetamina. Es una fase de conocimiento, de exploración, de promesas, de evaluación. Y si se llega a lo físico por lo quìmico, vemos esa posible relación como una opción real para volcar todos nuestros sueños, deseos y esperanzas de futuro.

Luego viene el momento de formalizar la relación. Da igual que se le llame pareja de hecho o contrato laboral. Es el momento de la entrega condicional y sin condiciones, de compartir destino y tiempo, de hacer promesas y compartir prioridades. Y en ese periodo todo va bien y maduramos, crecemos y nos desarrollamos, evolucionamos y nos adaptamos. Es una buena etapa personal y profesional, siempre y cuando el nivel de insatisfacción ante el cumplimiento de las expectativas, que sucede, no sea excesivamente elevado. Pero lo normal es que el inicio de la relación esté caracterizado por el afecto pasional…

Y pasa el tiempo, e inevitablemente llega la rutina, el tedio, el desaliento. No tiene porqué haber mal rollo, pero la pasión se mitiga, las prioridades cambian y las necesidades ya no son las mismas. Lo que antes era novedad, ahora es lo de siempre. Los pequeños detalles cobran una relevancia extrema. Se está bien, pero es la parte negativa de la zona de confort y por ello, es el momento de la aceptación y consolidación, o de la ruptura. Si aceptas, puedes vivir una época estable hasta el final de tus días, aunque para ello deberás pasar por las cinco fases del duelo laboral que mencionaba al principio de este artículo. Si rompes, vuelves a la casilla de salida, pero en desigualdad de condiciones; ya no eres tan atractivo en el mercado y sobre todo, ya no sabes donde ir para volver a encontrar alguien con quien iniciar una nueva relación…

MISTERHELLO

Tanto si te quedas como si te vas es lícito, pero salvo que estés loco o tengas un plan B, lo normal es creer que debes aceptar tu destino y aceptarlo. Si todo sigue igual, solo dilatas lo inevitable y dentro de unos años te verás en el mismo punto, pero más viejo. Pero si miras un poco más allá y decides cambiar tu realidad, tomas las riendas de tu destino y mejoras física e intelectualmente para volver a estar en el mercado. Y a fuerza de insistir, de fracasar, de aprender, de probar, inevitablemente alguien se cruza en tu camino. Y es entonces cuando empieza una fase de seducción mutua que genera un proceso químico similar al del enamoramiento pero con un motivante añadido; la generación de adrenalina propia del flirteo clandestino…

Y como ya vamos teniendo unos años, todo es más rápido. En ambos universos las dos partes basan su acercamiento en una promesa de futuro que en caso de tener viso de alcanzarse, desemboca en una relación furtiva de acercamiento y conocimiento con todos los componentes físicos y químicos vividos en los tiempos mozos. Y vuelve la pasión, el deseo, la esperanza, la ilusión. Y no siempre pasa, pero si se decide dar un paso más y formalizar la relación, hay que pasar por el inevitable proceso de ruptura que lo normal es que acabe de forma amigable pero que también es muy habitual que se produzcan celos, fricciones e intereses encontrados que degeneren en una separación traumática y violenta…

Dicen que el amor mueve el mundo, y en cierta parte es verdad. No hablo del amor por el dinero, sino del amor por la vida. De la pasión que produce. Del deseo que genera. Porque sí, se puede vivir sin amor, pero sin duda es una vida mucho más triste, fea y aburrida. Por eso como decía Sabina Que el maquillaje no apague tu risa, que el equipaje no lastre sus alas, que gane el quiero la guerra del puedo, que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel Así que amigo ama, ama, ama, y ensancha el alma.

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies