BASADO EN HECHOS REALES

CXLVII | MENTIR EN EL TRABAJO: GUÍA PRÁCTICA DE FALACIAS LABORALES

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando Llorens

Director Creativo #ATREVIA

(TIEMPO DE LECTURA APROXIMADA: 3,00 mins.)

Las razones para mentir en el trabajo pueden ser variadas; buscar protección, ganar reputación, evadir responsabilidades o por puro lucro. Lo que está claro es que en mayor o menor medida, todo el mundo miente. Este hecho no ha escapado a los psicólogos que han hecho un gran trabajo para clasificarlas e identificarlas. En este post recojo las falacias más conocidas para que las conozcas por si quieres evitarlas o usarlas. Veamos. Leamos…

 

Falacia viene del latín “fallare”, que significa mentir o engañar. Las falacias pueden ser formales o informales. Una falacia formal es cuando un argumento no válido se admite como bueno por su semejanza con formas válidas de razonamiento. La validez de una falacia informal no se debe a la incorrección de su forma, sino a causas como la ambigüedad del lenguaje, la complejidad del asunto tratado, etc…

Hay cientos de ellas y todas tienen nombres curiosos, latinos o incomprensibles. Aquí recojo las que me han parecido más relevantes en su aplicación al entorno laboral.

Falacia del espantapájaros. Distorsionar un argumento para facilitar el ataque a una persona. A propone reducir el consumo de taxis, a lo que el B hace responsable a A de la bajada de beneficios por prescindir de una importante herramienta de ayuda en la venta…

Falacia Ad nauseam. Repetir una mentira tantas veces que se acaba convirtiendo en verdad. Durante mucho tiempo se ha justificado el que la mujer no tuviera acceso a puestos de responsabilidad alegando que es insegura, inestable, débil y menos inteligente…

Falacia Ad Numeru. Dar como válido un argumento, por el mero hecho de que muchas personas así lo afirman. A es mal profesional porque todo el mundo en la organización así lo opina

MISTERHELLO

Foto Original:

Cartel película «Mentiroso compulsivo»

1997

Tom Shadyac

Falacia Ad Novitatem. Consiste en hacer creer que una idea es correcta simplemente porque es más moderna. La estrategia online que plantea A es mejor porque es un un soplo de aire fresco, y la ha planteado un millennial…

Falacia de la composición. Se trata de hacer creer que si algo es bueno para una parte, lo es para todo el conjunto. Si A es un profesional torpe y descuidado, es posible que todo el departamento también lo sea…

Falacia del accidente. Tomar como norma algo que es completamente ocasional. Una vez A tomó una decisión errónea que hizo perder mucho dinero a la empresa y por tanto, todas las decisiones que tomará A es bastante probable que sean erróneas…

Falacia del pez rojo. Consiste en introducir material irrelevante en el discurso para condicionar hacia una conclusión o desenlace diferente. A quiere despedir a B, pero C le proteje. El que A sugiera un “oscuro interés” de C por B hace que el fondo de la historia cambie, y pierda relevancia…

Falacia Ad Misericordiam. Se trata de apelar a la emoción del interlocutor para fabricar un argumento válido. A reprende a B por sus malos resultados, y B se justifica hablando de sus problemas personales reales o fictíceos…

Falacia Pos Hoc. Razonamiento a partir de la coincidencia entre dos fenómenos sin aparente relación causal. En el Sur hace calor y A que es del Sur, trabaja mal. Por tanto el calor hace que la gente trabaje mal…

MISTERHELLO

Falacia del Blanco y negro. Se trata de distorsionar la realidad ofreciendo tan solo dos alternativas opuestas. Ante un enfrentamiento entre el departamento A y B, el jefe de uno de ellos invita al resto a elegir bando y estar a favor o en contra de él…

Falacia Ad Verecundiam. Consiste en asumir que algo es cierto, únicamente porque una supuesta autoridad en la materia así lo afirma. Vamos a focalizarnos en el Employee Centricity porque Peter Drucker así lo recomienda…

Falacia Ad Hominem. Se trata de desacreditar al interlocutor en vez de rebatir sus argumentos. A propone un plan de acción concreto, y B se lo tumba diciendo que es una tontería digna de una persona que viste como su abuela…

Falacia del argumento ad ingorantiam. Consiste en dar algo por cierto porque no se pueden aportar pruebas de lo contrario. Lo de no subir el IPC este año no parece haber importado mucho, porque nadie se ha quejado…

Estas son algunas, pero hay muchas más. Aquí te dejo un link con 50 más. Solo concluir haciendo referencia a un post que escribí hace tiempo sobre uno de los grandes mentirosos de la historia cuyas ideas siguen estando vigente en comunicación. Hablo de Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda del Tercer Reich, y su famoso decálogo de once puntos. Concluir diciendo que a veces una buena mentira es mejor que una mala verdad. Pero ojo con abusar, porque de las peores etiquetas que se puede poner a un profesional hoy en día es la de mentiroso, sobre todo si es compulsivo

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres que te avise cuando saque un nuevo post?

Introduce tu email y serás el primero en enterarte de mis novedades!

¡Gracias! Te llegará un email para confirmar tu suscripción

Pin It on Pinterest