PENSANDO PENSANDO…

CXCVIII | LA CONJURA DE LOS NECIOS LABORALES​

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando

Director Creativo #ATREVIA

(con viento de poniente)

 

Tiempo de lectura estimada: 2 minutos

Decía el otro día Asun, nuestra CEO, que no es tiempo de mediocres. Y no puedo estar más de acuerdo, aunque yo me preocuparía más por el colectivo de los necios. Siguiendo el principio de Peter, un mediocre puede ser un gran profesional que ha llegado a su máximo grado de incompetencia. Un necio ha sido un incompetente toda su vida, pero con un desarrollado sentido de la supervivencia. A ver si es verdad que el covid lo cambia todo y a pesar de que los incompetentes y los necios se están preparando para volver reforzados en este momento de incertidumbre, somos capaces de identificarlos y neutralizarlos. Más o menos y con más o menos nivel de acritud, de eso va este post. Veamos Leamos.

La verdad es que pensaba escribir un post sobre creatividad en tiempos de crisis demostrando que los grandes inventos y descubrimientos de la humanidad han sido fruto de la necesidad, pero los azarosos avatares de google me han llevado de la necesidad a la necedad. El tema es que navegando navegando he encallado en un personaje que se cruzó por mi vida hace bastantes años, y con la que en su momento desarrollé una amistad formato caballo de Troya. Y es que como una vez dentro de mi círculo de confianza no consiguió dinamitar mi credibilidad ni usurpar mi puesto, automáticamente entré a formar parte de su listado de enemigos favoritos. Y más de diez años después, descubro que me tiene bloqueado en todas sus redes sociales. El hecho en sí no tiene excesiva relevancia pues por mucho que se grite, nadie dice nada si no tiene nada que decir, pero me sorprendió la tozudez en su inquina. Y es que esa persona era un necio, e ignoro si lo sigue siendo, porque persiste en su bloqueo…

La creatividad no es una ciencia exacta, pero sería inexacto decir que no hay algo de ciencia en ello. La bestia creativa es algo que hay que alimentar a diario para no quedarte en el nivel de necedad, incompetencia, soberbia y mediocridad con que empezamos todos. Por eso creo que ese principio de Peter que mencionaba en la apertura y según el cual todos los profesionales llegan a su máximo grado de incompetencia, en el caso de la creatividad funciona justo al revés. La cuestión es que en este mundo del cuento y de la copla que es la creatividad, independientemente de la disciplina laboral a la que se aplique, muchas personas se quedaron en ese necio punto de inicio, haciendo de la necedad una forma de vida. Son supervivientes como las cucarachas, pero con gafa de pasta, y creo que ha llegado el momento de descubrir su nido y exterminarlas laboralmente pues sospecho, con esto del covid se están haciendo fuertes…

Volviendo al caso de la persona que abre este post y que espero volver a olvidar en cuanto termine el párrafo, recuerdo que aunque se definía como creativo, defendía que la creatividad es copiar sin que se note ni te pillen. Y coherente con esa incoherencia, he visto que años después de perderle la pista, tomando prestada la profesión de la hermana, la vocación del hermano, la formación de la mujer y el dinero del padre, se ha erigido como artista. Y la verdad es que no lo hace del todo mal, aunque con tanto préstamo no se sepa qué es original y qué calco. Pero vamos a lo que vamos. A lo largo de mi vida laboral me he cruzado muchas personas como él, pues la necesidad de avanzar al ritmo de los tiempos es un caldo de cultivo ideal para charlatanes, vendemotos, gurús y visionarios de todo tipo. Y curiosamente cuando más despuntan, es en momento de incertidumbre como este.

necios
Foto Original:

Cartel película «Entre pillos anda el juego»

1983

John Landis

Porque la estulticia es un mal endémico que encontró un caldo de cultivo idóneo para los necios en momentos de transformación tecnológica, ideológica o cultural. Decía Licoln que se puede engañar a todo el mundo algún tiempo y a algunos todo el tiempo, pero que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Este paradigma no funciona con los necios, pues como las cucarachas, se mueven muy rápido, y saben esconderse cuando deben hacerlo. Hay que estar muy vigilante pues fueron los necios los que reventaron la primera burbuja punto com. Mucho bla bla bla y poco bli bli bli.

Necio es una palabra que me encanta. Según la RAE necia es la persona ignorante que no sabe lo que debía o podía saber y además, es terco y porfiado en lo que hace o dice. Hace un tiempo publiqué un post sobre la teoría de la estupidez de Cipolla, que partía de la base de que las personas se pueden categorizar en función del nivel de ganancia o pérdida que tienen sus actos sobre ellos, y sobre los demás. Digo esto para que no confundamos a un estúpido con un necio. Según esta teoría estúpidos son los que no solo perjudican a los demás sino que no obtienen ningún tipo de beneficio. Y el necio es el malvado, un rufián sin el glamour de los malotes y los villanos del cine o la literatura, cuyo único objetivo es su propia supervivencia.

Para que quede claro, un necio nace, un mediocre se hace. Según la RAE mediocre es algo o alguien de calidad media, de poco mérito y tirando a malo. Un mediocre puede acabar convirtiéndose en un necio, pero un necio siempre será mediocre, por mucha gafapasta que use. Mediocre puede ser una persona que no tiene la formación suficiente, pero que estaría dispuesta a recibirla. Que no tiene la experiencia necesaria, pero que va a poner todo su esfuerzo para adquirirla. Que no tiene las aptitudes para brillar con luz propia, pero sí la actitud. Un mediocre es reconducible y reconvertible, un necio no.

necios

Todos recordamos el éxito cinematográfico del pasado año, Parásitos. Una película coreana que se coló en los circuitos comerciales internacionales y que además de arrasar en taquilla, se llevó varios premios en los más prestigiosos eventos cinematográficos. Podría haber sido el cartel del post, pero creo que la de Jhon Landis refleja mejor el modus vivendi de este tipo de personas. Los personajes de Parásitos tienen sueños pero no tienen planes y por ello, toman un atajo para vivir una realidad que no les corresponde y que saben, tiene fecha caducidad. El incompetente tiene sueños y planes, pero no sabe ni puede cumplirlos. El necio no tiene ni sueños ni planes, solo objetivos. Al igual que los centinelas de Matrix, un necio no tiene alma ni corazón, tan solo fija su mira en el destino y el camino para alcanzarlo es algo a recorrer, pise o caiga quien sea. Lo que viene siendo el vale tudo llevado al mundo laboral.

En el mundo laboral, como en muchos otros mundos, hay mucho necio y mucho mediocre, y no es nada nuevo. A principios del siglo XX Guiseppe Ingegneri escribió un ensayo psicológico llamado “El Hombre mediocre” en el que ya hablaba de la aparición periódica de estos personajes, coincidiendo con ciclos de renovación cultural e ideológica. No cabe duda que ahora estamos en un cambio de paradigma y que nos espera que germinen como setas tras la lluvia. Si tuviéramos que buscar las causas de esta mediocridad, tal vez deberíamos pensar un poco en los héroes, que salvo el caso puntual de los bomberos que duraron en el podio lo que duran dos peces en un güisqui on the rocks, se compone de tertulianos petardos, youtubers inmaduros, cantantes guaperas y concursantes televisivos. Y es más que evidente que una sociedad que conoce la vida y obras de la Pantoja pero no sabe quien compuso Tosca, está condenada a la mediocridad. Y si miramos a nuestros representantes políticos, podemos entender la proliferación de los necios. Y no me tires de la lengua…

Dicen que tenemos que cambiar el chip y donde vemos pérdidas ver oportunidades, y no puedo estar más de acuerdo. Así que vamos, lancémonos con nuestro cedazo a los caudalosos ríos del destino a buscar el oro que nos hará ricos y famosos, pero sepamos que mucho de lo que encontremos y que creamos que es metal precioso puede no ser más que pirita, el llamado oro de los tontos. Así que ojo al cribar profesionales o al seleccionar una agencia de comunicación para ayudarte a evolucionar o crecer en este nuevo mundo, porque como dice el refrán y con esto termino, no es oro todo lo que reluce y platano es…

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres que te avise cuando saque un nuevo post?

Introduce tu email y serás el primero en enterarte de mis novedades!

¡Gracias! Te llegará un email para confirmar tu suscripción

Pin It on Pinterest