PENSANDO PENSANDO

CXIII | MACHISMO LABORAL. UNA LACRA QUE AFECTA TAMBIÉN A LOS HOMBRES

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando Llorens

Director Creativo Ejecutivo Aleggria Comunicación

Nadie pone en duda que el machismo es una realidad social y laboral que afecta a las mujeres de medio mundo, y gran parte de la del otro medio. Pero lo que muy poca gente se ha parado a pensar es que esta lacra lo es también para los hombres que no ven este comportamiento como algo natural. Voy a intentar hacer una reflexión sobre el tema en el entorno laboral…

 

No pretendo victimizar a los hombres en detrimento del sufrimiento de los mujeres ni crear polémica lanzando un mensaje disculpatoria sobre determinados comportamientos que forman parte de nuestra realidad. Ya hablé de ello en un post  e incluso aporté en tono irónico motivos para justificar esa desigualdad en otro post. Ahora tan solo busco hacer eco sobre un concepto que escuché el  otro día en un TED de Mónica Zalaquett en Managua sobre la amenaza del machismo para los hombres.

En su exposición, Mónica ofrece unos datos escalofriantes sobre el riesgo de nacer una sociedad machista, sobre todo si eres hombre. El 80% de los asesinados y de los asesinos en todo el mundo, son hombres. En centroamérica nueve de cada diez personas que van a morir asesinadas, son hombres. Y uno de cada cincuenta hombres mayor de veinte años va a muere por causas violentas antes de cumplir los treinta años. ¿La razón de ello? Los condicionantes que obligan a los hombres a estar constantemente mostrando y defendiendo su hombría.

Y es que la prueba más concluyente para que no haya ninguna duda sobre la masculinidad es alejarse de cualquier comportamiento que pueda ser considerado como femenino, es decir, cualquier cosa que que se pueda interpretar como rasgo de debilidad. Y también funciona en el otro sentido, pues si una mujer demuestra comportamientos tipicamente masculinos como la agresividad, es que “mea de pie”. Y es que hasta hace muy poco, nuestra sociedad consideraba a la mujer como un ser inferior, con menor dotación intelectual y física, cuyo rol fundamental era el de ama de casa y cría. Y aunque creamos que han cambiado mucho las cosas, seguimos viviendo en una sociedad patriarcal según la cual está estipulado que el hombre es el cabeza de familia y sustento económico de la misma.

machismo laboral

Foto Original:

Cartel película “Uno de los nuestros”

1990

Martin Scorsese

La incorporación de la mujer al mundo laboral en la segunda mitad del siglo pasado ha despojado al hombre de es rol tradicional, sin que asuma la distribución de responsabilidad doméstica y familiar con su mujer. Como bien dice Mónica en su conferencia, la mujer ha saltado al mundo social y laboral pero el hombre, no ha saltado al universo familiar y doméstico. Muchos de esos hombres ven entre la estupefacción y la indignación cómo esas personas prefieren desarrollarse como profesionales antes que como madres o amantes esposas, y hablan sin pestañear de crisis de valores y cosas por el estilo.

Pero a pesar de lo que piensen algunas personas, no todos los hombres son iguales. Entonces la pregunta es, cómo sobrevive un hombre no machista en una sociedad machista? Pues francamente mal.

Este verano he estado en Japón y me ha sorprendido lo machista que son social y laboralmente. Lo cuento en un post anterior. Recuerdo que una noche cenando con mi familia en un restaurante en la zona de oficinas observé a un grupo de ejecutivos, por supuesto todos hombres, compartiendo con fingida felicidad una cena. Uno de ellos sentado en un extremo aunque intentaba disimular, se notaba que no estaba a gusto, pues aunque participaba discretamente de las forzadas chanzas y charlas, no paraba de mirar el reloj. Cuando finalmente uno de ellos, seguramente el jefe, dio por concluida la cena y se hizo el reparto de la cuenta, él dejó su dinero sobre la mesa y con exageradas inclinaciones de cabeza, salió del local. Y aunque la conversación posterior era en japonés, es más que evidente que el tema era el recién salido. El qué había pasado, forma parte del terreno de la especulación. Pero en ese momento pensé que esa persona, con quien de verdad parecía querer estar era con su familia. Supongo que para entender el por qué estaba allí, hay que ser japonés…

Y siguiendo esa línea de pensamiento, e insistiendo en que no pretendo victimizar a los hombres, es verdad que si un hombre se queda en paro y es la mujer la que se hace cargo del sustento familiar, el pobrecito es él. Y si una mujer consigue un puesto de responsabilidad en el extranjero y tiene que llevar a toda su familia, el raro es él. Y si la mujer gana más que el hombre, el fracasado es él. Y si agacha las orejas ante su jefa, el calzonazos es él. Y si dice que prefiere LaLaLand a Steven Seagal, la nenaza es él. Y si coge permiso de paternidad (tan solo lo solicita un 10% de hombres) el pringado es él. Y así eternamente. Y con esto lo único que pretendo demostrar es que los hombres, también somos víctimas del propio machismo que nosotros mismos hemos instaurado y perpetuado.

Yo no soy ninguna joya. A mí como a todas las personas de mi generación, me educaron en el machismo familiar y laboralmente. Unos cuantos conseguimos desaprender para volver a aprender, pero aun así, seguimos teniendo ticks. Pero como dice Mónica, que igual que sucedió hace más de medio siglo con las mujeres, ha llegado el momento de la liberación masculina del machismo. Y esto sin ningún lugar a duda se debe enseñar en el colegio, aprender en la familia, y practicar en el trabajo.

Creo que ya es difícil para nuestra generación y las inmediatamente posteriores, pero todavía hay esperanza para las de nuestros hijos. Aunque si he de ser sincero pensar que cosas como el regaetton arrasa entre los más jóvenes de los jóvenes me hacen dudar de que de verdad estemos progresando. Solo el tiempo lo dirá, aunque no sé si nosotros lo veremos…

 

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?