PENSANDO PENSANDO…

CLXX | QUÉ PASARÁ CON LOS SILVERS TRAS LA PANDEMIA?

MISTERHELLO
Jose Manuel Hernando Llorens

Director Creativo #ATREVIA

Tiempo aproximado de lectura: 3.5 minutos.

Cuando las desgracias golpean, suelen hacerlo con más contundencia a los más débiles y en el caso del coronavirus, estos son los más mayores. No, no estoy hablando precisamente de la tercera edad sino de los llamados silvers de quienes entre el reconocimiento ruidoso y el olvido silencioso, tantos ríos de tinta virtual se han vertido antes del dichoso coronavirus. Qué pasará tras la pandemia? Se reconocerá y aprovechará su madurez profesional o se aprovechará el momento para soltar lastre? Y durante? Seguiremos mirando a los X y Z como los nuevos mesías? Pues de eso va este post. Veamos. Leamos…

Ser joven es cuestionar por definición, por principio, por necesidad. Su altanería natural que ahora criticamos es la misma de que nosotros hacíamos gala con su edad. Y pobre del que no haya sido así. Como decía Leonardo Dicaprio en el principio de Titanic “lo bueno de no tener nada que perder es que nada tienes que perder”. Por eso piensas, dices y haces como crees creer. Y te sientes satisfecho de cómo piensas, lo que dices y cómo lo haces. Ser y sentirse joven es ese momento de volver a casa cuando los demás están yendo a trabajar, y mirar con descaro al abnegado trabajador comunicándole sin palabras que “yo no voy a ser como tú”. Y mientras las carnes siguen desafiando sin excesivo esfuerzo la ley de la gravedad, se sigue fiel a ese principio pensando, diciendo y haciendo lo que te viene en gana. Porque ser joven es ser distinto, y como comenta con acierto mi estimado compañero Mario, “si alguien te dice que es distinto es que piensa que es superior”.

Cuando años ha éramos nosotros los jóvenes, no nos etiquetaban como Z’s o K`s o X’s o V’s. Simplemente éramos jóvenes, pero también pensábamos que eramos diferentes, y superiores. E igual que los de ahora, éramos irreverentes, engreídos, bulliciosos, soberbios y contestatarios. Escupíamos a la vida sin saber de dónde soplaba el viento y cuando venía en contra, nadie nos limpiaba la saliva. No éramos el target de moda de las marcas pues aunque así lo deseáramos, no teníamos medios para ser consumistas. Y tampoco éramos excesivamente envidiados por nuestros mayores pues nuestro estado se consideraba un periodo de tránsito necesario entre la adolescencia y la madurez. Y poco a poco sin darnos cuenta, los diferentes dejamos de ser tan diferentes. Y un día cualquiera en el metro o en el atasco, identificamos esa mirada burlona de un chaval que sin palabras nos comunica que “yo no voy a ser como tú”.

Es posible que lo que nos diferencia de nuestros padres es que ellos no vieran nunca ese burlón grito silencioso y tal vez por ello, no tuvieron la necesidad de echar la vista atrás. Pero nosotros que sí la hemos visto, miramos a través de nuestros hijos, e intentamos recuperar el tiempo perdido o limpiar nuestra frustración a través de ellos acortando su infancia y prolongando su juventud más allá del límite de madurez tolerable. Y claro, eso tiene sus consecuencias. Los jóvenes han pasado de silenciosos espectadores a bulliciosos protagonistas, y como actores principales de esta película laboral, chupan cámara y actúan.

conciliación entre mundo personal y profesional
Foto Original:

Cartel película «No es país para viejos»

2008

Hermanos Cohen

Cierto es que la nuestra es una curiosa generación, seguramente la primera, que hemos visto que hay vida más allá del trabajo. Así lo cuento en un post. Mis padres viajaron de luna de miel a Barcelona, fueron los primeros en veranear aunque fuera en el pueblo, y los fines de semana se subían a la sierra con la mochila, la tortilla y el jamón. Nosotros volamos de luna de miel a Nueva York, intentamos hacer un viaje al año fuera de España, y más de un fin de semana cruzamos el límite territorial para conocer otras provincias. Nuestros hijos con 18 años conocen más países que todo su árbol genealógico hasta el quinto nivel. Esto es solo un ejemplo para ilustrar cómo era el mundo antes de tenerlo todo a un click.

Y es que el carácter es algo que se forja con el tiempo y con los tiempos. En aquellos años de los que hablo, existía la figura del aprendiz que en función de la profesión se llamaba de una forma u otra. En publicidad se llamaba “hacer un training”, y si tenías la gran suerte (o más bien el gran enchufe) de entrar en una agencia, te pasabas unos fantásticos meses montando foams para los creativos, organizando betacams para los de audiovisual o encuadernando presentaciones para los de cuentas. Por supuesto sin cobrar ni un duro. Hoy se llaman becarios y para evitar denuncias ante el tribunal de los derechos humanos, ni montan foams, ni organizan betacams, ni encuadernan presentaciones y por supuesto cobran, cosa que por supuesto me parece bien. Ellos también escupen sin mirar de donde viene el viento solo que ahora son sus papás, nosotros, los que les limpiamos la saliva de la cara.

Hace unos meses organizamos junto con la Editorial Deusto una dinámica para poner en valor las virtudes de cada generación que conviven en el entorno laboral. Mediante un símil con una pista de baile partíamos de la premisa de que lo importante no es que bailen, si no que todos lo hagan con la misma sintonía y al mismo ritmo. Con esto lo que pretendimos demostrar es que a pesar de las diferencias evidentes entre cada una de ellas, se deben establecer puntos de conexión para que todos se complementen y ayuden a alcanzar los objetivos comunes. Y esto funcionaba como concepto virtual basado en un entorno de comunicación e interacción real. Pero con esto del coronavirus, funcionará como concepto real en un entorno de comunicación y relación virtual? Chi lo sa…

MISTERHELLO

Ahora como dice la gran María, ha llegado el momento de la verdad; del compromiso, de la honestidad, de la fidelidad, del esfuerzo. Ahora más que nunca debemos mostrar madurez personal y profesional y dar la talla. Todo se ha dado la vueltas, lugares, horarios, jerarquías, canales, prioridades. Nada es lo mismo que hace tan solo una semana ni volverá a ser lo mismo dentro de unas cuantas . Yo tengo la gran suerte de estar en una compañía orientada a resultados donde la flexibilidad en todos los sentidos lleva siendo aceptada como algo natural desde mucho antes de mi incorporación. Es lo que llamamos ser 100% y si no se es, no se está.

Según el estudio que referenciaba un poco más arriba, el nivel de compromiso no es precisamente el punto fuerte de los Y y Z pero sí, de sus generaciones anteriores. En el otro extremo, la resilencia y la capacidad de sacrificio es lo más destacado de los X y los SIlvers. Solo hay que atar cabos para ver con una mirada práctica, cuál es el talento verdaderamente útil en estos tiempos que estamos viviendo. Por supuesto esto no es una ciencia exacta, pero más que nunca la actitud es ahora el valor diferencial. Y de esto, también hable en un post reciente.

Lo que realmente me preocupa es que a pesar de las evidentes evidencias y aprovechando que este Pisuerga vírico pasa por el Valladolid empresarial, algunas compañías vean el momento ideal para soltar lastre y abandonar a su propia suerte a las personas con más seniority de la compañía, por una cuestión meramente numérica. Ya antes de todo este momento se hablaba del peligro de perder el talento senior, y supongo que las empresas más espabiladas del lugar lo están sufriendo ahora. Y es que en tan solo una semana se ha demostrado que las diferencias que supuestamente tanto nos diferenciaban no son tales, salvo en la manera de afrontar esta nueva realidad. No es momento de dudar, sino de actuar y eso, lo da la experiencia. Quien no lo entienda así, es posible que no salga de la cuarentena. El resto, nos vemos en unos días, o semanas, o meses…

Porque esto es misterhello y estamos para eso, para hablar de comunicación interna de una forma diferente.¿Hablamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres que te avise cuando saque un nuevo post?

Introduce tu email y serás el primero en enterarte de mis novedades!

¡Gracias! Te llegará un email para confirmar tu suscripción

Pin It on Pinterest